Adolfo Rodríguez Saá y su esposa cobraron un subsidio provincial de $80 Millones

Adolfo Rodríguez Saá y su esposa cobraron un subsidio provincial de $80 Millones

En solo cinco días hábiles y sin antecedentes ligados al emprendedurismo, la ONG que preside Gisela Vartalitis y que fundó junto a su esposo, obtuvo esa millonaria suma de dinero. Hasta el día de la fecha, no se conoce el destino de los mismos.
El pasado 8 de setiembre, a solo 5 días hábiles de iniciado el expediente administrativo y a poco menos de 40 días de haber obtenido la personería jurídica, la Fundación “Mujeres Puntanas”, fundada por Adolfo Rodríguez Saá y su esposa, Gisela Vartalitis, recibió de parte del gobierno de Alberto Rodríguez Saá (hermano y cuñado de los fundadores) el pago, en una sola cuota, de un subsidio de $80 millones para el desarrollo del proyecto denominado “Mujeres Puntanas Emprendedoras”
El 21 de julio Adolfo Rodríguez Saá y Gisela Vartalitis se hicieron presentes en la escribanía ubicada en calle Colon 1024 de la ciudad de San Luis, para rubricar el acta notarial 247. En la misma dejaban constancia de la puesta en marcha de la Fundación Mujeres Puntanas.
El Consejo Administrativo de la nueva ONG, según se dejó constancia ante el Escribano Marcelo Quinzio, tiene como presidente a la esposa del candidato a senador nacional por el oficialismo provincial, en el cargo de secretaria la histórica dirigente justicialista, Liliana Bartolucci y como única vocal, María Agustina Gatto, hija de la Secretaria de Viviendas de la provincia.
La Fundación del matrimonio que vive en la mansión de Potrero de los Funes, tuvo la “¿suerte?” de obtener en tiempo récord la personería jurídica de parte del gobierno provincial. El 3 de agosto ya tenía el reconocimiento, 9 días hábiles después del paso de los fundadores por la escribanía.
El pasado 1 de setiembre Gisela Vartalitis presentó ante el ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, el proyecto denominado “Mujeres Puntanas Emprendedoras”. De tan solo cuatro carillas, en el mismo día logró suscribir el convenio donde el ministerio que comanda Sergio Freixes otorgaba a la Fundación de Rodríguez Saá y su esposa, la suma de $80 millones.
El 8 de setiembre, a solo 5 días hábiles de haber sido solicitado el subsidio, el Decreto N° 5762 MMACyP-2017 que establecía el pago, ya había sido firmado, ese mismo día se libró la orden de pago y se efectuó la transferencia a la Cuenta Corriente del Banco Supervielle N°101036000208716024. En solo 120 horas hábiles, la ONG fundada por Adolfo y su esposa, habían recibido el dinero solicitado
En el proyecto donde se realiza el pedido de la millonaria suma de dinero al estado provincial. no existe ningún presupuesto ni detalle que justifique el importe solicitado, no se indica el destino que tendrán los fondos requeridos, ni los trabajos o acciones concretas que prevén realizar, el plazo de ejecución previsto para la ejecución del proyecto, ni el personal afectado para su implementación.
No se presentan antecedentes de la fundación, un dato que no podría haber sido omitido por el Fiscal de Estado Eduardo Allende, cuando tomó vistas del expediente el día 7 de setiembre.
El estado entregó los $80 millones requeridos a una ONG sin antecedentes y que pertenece al hermano y cuñada del gobernador.
No se podrían tomar en cuenta los antecedentes de los integrantes del Consejo de Administración de la Fundación como para entregarle el subsidio otorgado sin más trámite y en tiempo récord.
Gisela Vartalitis, la presidente de Mujeres Emprendedoras estuvo vinculada por los medios mendocinos, a casos de estafas económicas en esa provincia, en San Luis, fue propietaria de la cadena de zapaterías Cleo Calzados y Textil Cóncaran. Ambas corrieron la misma suerte, se fundieron dejando a los trabajadores deudas de contribución de aportes patronales a las obras sociales que corresponde por ley.
La Secretaría del Consejo, posee un prontuario que no ayuda demasiado para otorgarle semejante suma de dinero. Sin demasiados antecedentes en el sector privado, Liliana Bartolucci, es recordada como la protagonista del mayor escándalo de corrupción de la historia de San Luis Cine, entregando U$S2.000.000 a Jorge “Corcho” Rodríguez para una película que nunca se realizó.
“Pienso que tal vez que si formamos una ONG que proteja a todo el emprendedurismo de San Luis le podemos dar una fuerza muy especial” declaró Adolfo Rodríguez Saá en un encuentro con emprendedores el pasado 19 de junio en plena campaña electoral para las PASO. Si bien los emprendedores fueron abandonados por segunda vez por los Rodríguez Saá (Alberto nunca cumplió con su compromiso de campaña para las nuevas empresas) el propio Adolfo armó rápidamente la ONG y fue el beneficiario de los $80 millones
Entre los datos administrativos que llaman la atención, además del tiempo récord al que no accede ningún ciudadano cuando peticiona un subsidio, resalta que a pesar de firmarse el convenio en el ministerio que comanda Freixes, todas las actuaciones del expediente 9010462/17, se tramitaron en el ministerio de Hacienda que comanda Natalia Zavala Chacur. Solo salió bajo la órbita de ese ministerio para el pase a Fiscalía de Estado y al momento de la firma del decreto.
Según el acta constitutiva, el patrimonio inicial de la Fundación Mujeres Puntanas en el mes de julio era de $20.000. Su domicilio legal es en el piso 15 del edifico Duomo, ubicado en Sucre al 700. La sede de la Fundación coincide con el lugar desde donde partió una tarjeta con dos vinos “Maquiavelo”, el día previo a las elecciones del 13 de agosto, con un pedido de disculpas de Adolfo y Gisela, a los vecinos por las molestias ocasionadas por una fiesta organizada en el lugar. En ese mismo lugar, funciona el comando de campaña de Rodríguez Saá, oficina que aloja, entre otros, a funcionarios con contratos fuera de escala, periodistas ocupados en Fake News y los trolls de las redes sociales.
Nada se conoce de las actuaciones que viene realizando la Fundación de Gisela Vartalitis en relación al emprendedurismo. Hasta el momento lo poco que se conoce, está relacionado con las cotidianas reuniones matinales en el Hotel Vista de la ciudad de San Luis, donde la esposa y acreedora del subsidio millonario organiza reuniones con empleadas públicas o beneficiarias de becas donde les pide y exige el voto para su marido en los próximos comicios del mes de octubre.
A diferencia de los actos públicos donde siempre se dan a conocer los aportes a instituciones de bien públicos u ONG, en este caso, el subsidio millonario fue entregado en secreto… hasta hoy
Nota: Diego Masci

Compartir: