Bomberos voluntarios: a casi dos años del veto de Rodríguez Saá, el Senado aprobó otra vez una ley

Bomberos voluntarios: a casi dos años del veto de Rodríguez Saá, el Senado aprobó otra vez una ley

La medida fue tomada apenas inició su tercer mandato y generó un rotundo rechazo social. Ahora, a 16 días de las elecciones impulsó un proyecto que contempla una serie de beneficios para los servidores públicos.
Este martes la Cámara de Senadores dio media sanción a la iniciativa que contempla una cobertura médica a través de la obra social del estado, seguro de vida, pensión vitalicia y la creación de una escuela de capacitación.
Hace unas semanas el gobernador Alberto Rodríguez Saá dio marcha atrás y promovió una nueva norma, a instancias de Adolfo Rodríguez Saá. Es que el candidato a senador nacional, tras la derrota en las PASO, se reunió con la federación para generar un acercamiento.
El proyecto que tuvo el visto bueno contiene 14 artículos y tres capítulos. Está fundamentada en la necesidad de “fortalecer las actividades de prevención y control de incendios en la provincia de San Luis”; y de garantizar “las condiciones de seguridad social adecuadas para las personas que se desempeñan como cuerpos activos dentro de las asociaciones de bomberos voluntarios”.
Además, estipula la “permanente capacitación” de los socorristas en temas referidos al “salvataje de vidas humanas y especies animales, así como la preservación de la flora, el medio ambiente en general y la protección de los bienes públicos y privados que puedan verse expuestos a peligros derivados de los siniestros sobre los cuales aquellas realizan sus labores”.
El artículo 2° es el que fija el otorgamiento de la cobertura de la obra social a través de Dosep, a aquellos voluntarios que no tengan la cobertura, y también a sus familiares.
La iniciativa, en su artículo siguiente contempla la contratación de un “Seguro de Accidentes Personales” en relación al trabajo, fallecimiento y/o lesión “con cobertura de gastos farmacéuticos, en ocasión del servicio”.
Además, dispone el otorgamiento de una pensión no contributiva y vitalicia, “mensual y de carácter no remunerativo”, que será equivalente al beneficio de perciben los integrantes del Plan de Inclusión Social “Trabajo por San Luis””. La misma quedará sujeta a los aumentos que otorgue el Poder Ejecutivo Provincial.
Serán beneficiarios los bomberos que acrediten haber prestado 25 años de servicio efectivo continuo o alternado; 15 de los cuales deben haber sido cumplidos en la provincia de San Luis. También deberán acreditar que se encuentren en actividad los últimos 10 años.
Alcanza inclusive a aquellas personas que tengan 55 años de edad y 20 de servicios. Los bomberos que se encuentren con una incapacidad del 66% o más “para ejercer funciones bomberiles, cuando esta incapacidad sea consecuencia de un acto de servicio” también serán beneficiados.
El capítulo II está referido a la ayuda de las instituciones. En ese sentido el proyecto establece la entrega de un subsidio anual “que será establecido en la Ley de Presupuesto de la Administración Provincial”. También la entrega de 500 litros mensuales de combustible.
Por último, determina la creación de la escuela de capacitación de bomberos voluntarios de la provincia, “cuya misión será la formación, instrucción y perfeccionamiento” de los socorristas y todos los cuerpos de la provincia.
La ley sancionada por unanimidad en las últimas semanas de Gobierno de Claudio Poggi fue celebrada porque representó un reconocimiento. El proyecto que en este momento está en camino es el resultado de una lucha que debieron dar porque justamente el actual gobernador la vetó. En definitiva, los bomberos están recuperando una serie de derechos que no alcanzaron a tener.

Compartir: