Despiden a 7 empleados después de pedirle al senador Rodríguez Saá una mejora laboral

Despiden a 7 empleados después de pedirle al senador Rodríguez Saá una mejora laboral

Trabajadores que se desempeñaban como “práctica rentada” en el Centro de Control de Cámaras fueron notificados por la ministro de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos, que sus contratos habían sido dados de baja.
Laura Peña, una de las empleadas afectadas, informó sobre la situación que atraviesa.
Explicó que, a principio de mes advirtieron que un grupo de empleados que cumplen funciones en prácticas laborales habían sido contratados. Pidieron explicaciones al responsable del Centro de Control de Cámaras, Ariel Hauría, pero no “tuvieron respuestas”.
Ante ese panorama decidieron acudir al senador Nacional, Adolfo Rodríguez Saá, para manifestarle la situación y solicitarle mejoras laborales. “Cuando hicimos esto, no nos atendieron, porque él quería que estuviéramos las 12 personas que éramos en ese momento”, sostuvo Peña.
Durante la campaña electoral, el Gobierno anunció que todas las prácticas laborales rentadas pasarían a ser contratadas. “Esto era para todos, pero lo que hicieron desde el ministerio (Ciencia y Tecnología) fue seleccionar a cierto personal”, según explicó.
A la semana siguiente, mantuvieron una reunión con Bañuelos y Hauría. “Fuimos convocados cada uno en un horario diferente. Cuando acudimos, nos encontramos con la novedad de que a los siete que nos citaron (de los 12 iniciales) no nos iban a contratar y se nos daba de baja”.
Además, les comunicaron que “íbamos a cobrar hasta diciembre y que no nos teníamos que presentar a trabajar, para tener más tiempo libre y buscar otro trabajo”.
Peña informó que la justificación de los despidos por parte de las autoridades fue que “evaluaban la personalidad, es decir, que nos dieron de baja por ir a hablar con el senador por una mejora laboral”
“Nos dejaron sin trabajo sin importarle que tengamos familia, hijos, actuaron con total frialdad”, expresó.
La mujer, de 35 años y madre de cuatro hijos, manifestó también que dentro del Centro de Monitoreo existen “tratos preferenciales” por parte del responsable del organismo. “A algunos les perdona las faltas, las llegadas tarde. Dentro de los contratados, hay algunos que han faltado mucho en el año, llegan a la hora que quieren y ni siquiera aprobaron los exámenes que evalúa el nivel de conocimiento de nuestras tareas”.
“Te da mucha impotencia porque uno cumple con el trabajo y otros que hacen lo que quieren, tienen más beneficios”, criticó.
Por el momento, el grupo de trabajadores intentó mantener una audiencia con el legislador Nacional pero por ahora no les brindaron respuesta: “Todos se están lavando las manos”.

Compartir: